Proyecto Educativo

El Proyecto Educativo cimenta su trabajo en cuatro valores fundamentales:

El respeto es por definición la deferencia o consideración que se tiene por alguien o algo. Este valor es fundamental pues sobre él se construye todo lo demás, al aceptarnos nos estamos reconociendo en la diversidad y en la diferencia. El buen hablar, el trato deferente, amable y cordial deben ser conductas permanentes de la comunidad educativa.

El esfuerzo corresponde al vigor moral y a la fuerza interior para vencer dificultades. Para ser mejores debemos avanzar y es en el paso a paso donde se muestra la voluntad de enfrentar los desafíos. En este andar, los estudiantes deben mostrar una disposición favorable por el trabajo y por dar lo mejor de sí para crecer con los demás.

La responsabilidad corresponde al cumplimiento de las obligaciones y compromisos asumidos. El respeto por la palabra empeñada y la actitud rigurosa en el hacer demanda el deber de cumplir con lo acordado pues con ello se construye parte importante del perfil personal y profesional del mañana.

La excelencia académica se asigna con ello a quién sobresale en mérito o es modelo o referente para sus pares. Es la condición que esperamos logren cada uno y una de los estudiantes según el desarrollo de sus propias habilidades.

La perseverancia entendida como la actitud de mantenerse constante en la prosecución de lo comenzado, en una actitud o en una opinión.